Durante los rodajes de las escenas porno, se dan cantidad de situaciones no previstas que luego quedan fuera de la película. Un accidente bastante común es que el momento de máximo calentón, cuando el bombeo es rítmico e intenso, el miembro se deslice de su objetivo y entre por el agujero equivocado.